La reina del cobre

Reportaje - 31.10.2010
La reina del cobre

En el siglo XIX hubo una mujer nicaragüense que hizo historia en el estado de Nevada, Estados Unidos. Ferminia Sarras fue una de esas pocas que se metió en ese mundo considerado para hombres: la minería. Se ganó el respeto, hizo una gran fortuna y sus destrezas la llevaron a ganarse el título de “reina”

Dora Luz Romero

1848. La fiebre del oro se había desatado en California, Estados Unidos. Miles de inmigrantes habían llegado a este sitio en busca del metal, con la esperanza de volverse ricos. En un lugar llamado Sutter’s Mill, en ese estado, se había encontrado oro y la noticia corrió como pólvora.

Pronto se hablaba de cientos de miles de inmigrantes en busca del metal precioso. Ocurrió no sólo en California. Después se hablaba de Colorado, Nevada y algunos otros estados del país del norte.

Años más tarde de la fiebre del oro, en 1876, una nicaragüense decidió migrar hacia Estados Unidos con el mismo sueño de miles de inmigrantes: hacer fortuna.

Aunque el trabajo en las minas era considerado exclusivo para los hombres, hubo unas cuantas mujeres que no hicieron caso a las reglas de la época y emprendieron sus travesías hacia los campos mineros.

Una de ésas fue la nicaragüense Ferminia Sarras, quien exploró las montañas de Nevada y tuvo suerte. Ferminia amasó una gran fortuna y fue reconocida como una de las mejores buscadoras de metales. De hecho, por sus destrezas en la minería fue bautizada como “la reina del cobre” y hoy ocupa un espacio privilegiado en la historia del estado de Nevada.

***

La vida de Ferminia Sarras bien pudo haberse perdido con el paso de los años, de no ser por la escritora estadounidense Sally Zanjani, quien se ha encargado de reconstruir su historia. En su libro titulado A Mine of her Own: Woman Prospectors in the American West 1850-1950, donde incluye la historia de Ferminia, habla de mujeres emprendedoras que rompieron con los estereotipos establecidos en la época que les tocó vivir.

 

Sección
Reportaje