La vida de doña Hope Portocarrero

Reportaje - 08.12.2012
acr13632725462016-24549

De doña Hope Portocarrero se sabe que fue la impulsora de obras sociales y la sufrida esposa de Anastasio Somoza Debayle. Magazine incursiona en su vida y personalidad: seria, discreta, elegante. Más extranjera que nicaragüense.

Por Dora Luz Romero y Anagilmara Vílchez

“Aquí yace Hope Portocarrero, los que la conocían la amaban, pero muy pocos la conocían”. Ese habría sido el epitafio perfecto. Una frase que ella misma elaboró y que entre bromas y risas le pedía a sus amigas que fuera grabada sobre su lápida el día que muriera. Por supuesto que no ocurrió así, pero aquella frase la resumía a ella como ninguna otra.

Hope Portocarrero fue la primera dama de Nicaragua durante los años sesenta y setenta (1967-1972, 1974-1979) cuando su esposo, el dictador Anastasio Somoza Debayle, estuvo en el poder.

Fue una mujer de pocas confianzas y de pocos amigos. Sencilla, pero elegante, estricta, seria, demasiado franca y sumamente reservada. Son contados los que pueden hablar de ella, su círculo siempre fue muy cerrado. “No se daba a conocer así nomás”, dice su amiga y pariente Marta Lorena Calero. “Era simpática, pero guardaba su distancia”, asegura su hijo Anastasio Somoza Portocarrero. “No era muy expresiva, muy raras veces se enternecía, ni siquiera con los hijos la vi yo enternecida. Era muy severa, muy formal. Muy correcta”, afirma Nicolás López Maltés, quien fotografió a la familia Somoza.

Era tan reservada que nunca exteriorizó ni sus tristezas ni sus sufrimientos, tampoco sus alegrías. Era inmutable, serena, no perdía la compostura. Y aunque Nicaragua entera sabía que su sufrimiento tenía nombre y apellido: Dinorah Sampson —la amante de su esposo durante 18 años—, ella jamás gastó una sola palabra en público para referirse a ella.

Nunca se inmiscuyó en la política del país, pero sí en obras sociales. Acompañaba a su esposo a los actos protocolarios, cortaba cintas y posaba para las fotos, pero luego volvía a su mundo, uno donde se dedicaba a sus hijos, al arte y las obras benéficas.

En esta edición, Magazine se asoma a la vida de Hope Portocarrero de Somoza, considerada por la historia de Nicaragua una víctima de las infidelidades de Anastasio Somoza Debayle. ¿Cómo fue su infancia? ¿Cómo era en realidad la relación que llevaba con su esposo? ¿Qué fue de su vida tras su salida de Nicaragua en 1979?

 

Sección
Reportaje