Las “fotinskis” de Daniel

Reportaje - 10.04.2016
Revista MAGAZINE de Nicaragua.

Desde 1978, cuando capturó a un ciego y melancólico Jorge Luis Borges, frente al lente de este argentino han pasado cientos de novelistas a quienes ha retratado como nadie. Daniel Mordzinski es “el fotógrafo de los escritores”

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Fotografías cortesía de Daniel Mordzinski.

“Soy García Márquez, Plinio me dijo que te llamara para unas fotos”. Era septiembre de 1995 y Daniel Mordzinski había viajado de París a Biarritz, suroeste de Francia, porque Plinio Apuleyo Mendoza, periodista y viejo amigo de Gabo, le había prometido una cita con el escritor.

Era una semana en honor a la literatura colombiana, pero en lugar de fotografiar ferozmente como suele hacer en estos festivales, se había quedado todo el día en el cuarto del hotel esperando esa llamada. Cuando oyó al mismísimo García Márquez, enmudeció. Se repuso de la emoción, lo saludó y le dio las gracias. Fijaron la sesión de fotos para el día siguiente. “Daniel, ¿cómo quieres que me vista?, ¿con o sin corbata?”, le preguntó el escritor.“No sabía ni qué decirle. No quería decirle solo sí o no, quería parecer de alguna manera inteligente, y entonces se me ocurrió: ‘Sabe García Márquez, esta mañana salí a caminar por las playas de Biarritz y me transporté a Cartagena de Indias, una ciudad que quiero tanto’, ¡pero nunca había estado en Colombia!”, admite entre risas. “Nos vamos a caminar por la playa y a pensar que estamos en Cartagena, le dije”, recuerda Mordzinski. Un texto de Gabriel García Márquez y sus fotos caminando por la playa, con un traje a cuadros y sin corbata, aparecen en su primer libro fotográfico La ciudad de las palabras (1996).El 29 de febrero de 2010 estarían ciertamente en Cartagena, en el cuarto de Gabo, captando este retrato que se viralizó tras la muerte del Nobel.
Cartagena estaba agitada por la brisa, los turistas y escritores que pululaban en la ciudad por el Hay Festival. “Gabo te espera a las 12”, le dijo Mercedes Barcha por teléfono, pero él pidió pasarla a las dos de la tarde. A mediodía iba a fotografiar a Mario Vargas Llosa. Sí, el mismo que le conectó un puñetazo en el ojo izquierdo a Gabo, la tarde del 12 de febrero de 1976. Hasta ese día fueron amigos.

“Después del almuerzo García Márquez iba a su siesta, subimos al cuarto, conversamos y se dejó fotografiar. Fue una sesión muy íntima. Y antes de irme, Mercedes me pregunta: “Daniel, ¿yo qué te hice? ¿Por qué no me haces una foto con Gabito?” ¡Todo el mundo sabe que a ella no le gusta posar! , pero ese día se dejaron fotografiar”, cuenta Mordzinski. Esas fotografías son parte del libro Gabo Siempre (2015).

 

 

Sección
Reportaje