Los “caza perros”

Reportaje - 08.11.2015
Andrés Granados

Durante los últimos meses de la insurrección operó en Managua una unidad de combate que tomó ribetes de leyenda. ¿Mito o realidad? ¿Héroes, guerrilleros intrépidos o asesinos?

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Eran las siete de la mañana. Llegamos a Bosques de Altamira y localizamos la casa. Irrumpimos en la vivienda y ahí estaba el hombre. Rafael Saavedra y su escolta. Ya estaban por salir. Los capturamos, los llevamos a una casa de seguridad en la Máximo Jerez y antes de mediodía lo sacamos para hacerle un juicio popular. La gente sabía quién era. Saavedra era el esbirro de Somoza. Se le puso en el paredón de la casa para ejecutarlo. Yo, Andrés Antonio Granados Gaitán, tercer hombre del grupo de asalto de la Guadalupe Ignacio Moreno, parte de la unidad Oscar Pérez Cassar, estuve ahí. Lo ajusticiamos.

Unidad Oscar Pérez Cassar era el nombre oficial del grupo de combate guerrillero que pronto se conoció popularmente como los “Caza Perros” porque se les atribuía como tarea principal la búsqueda y cacería de somocistas o colaboradores para su inmediata ejecución. También se les llamó “Las Liebres” por la rapidez con que se movían por las calles insurreccionadas y llenas de barricadas de los barrios orientales de Managua para chocar, contener y desorientar los avances de la Guardia Nacional.

“Nosotros organizamos varias unidades a iniciativa del comandante Walter Ferreti. Primero fue una unidad móvil, que los mismos combatientes le pusieron los ‘Caza Perros’ o ‘Las Liebres’, por su agilidad, que se infiltraban en las filas enemigas, es decir, fuera del área de operaciones nuestras, e iban a emboscar a los guardias que andaban patrullando cerca de nosotros. Esa era como nuestra primera línea de defensa móvil”, relata el comandante guerrillero William Ramírez en el libro Memorias de la lucha sandinista, de la también comandante guerrillera Mónica Baltodano.

“Los ‘Caza Perros’ eran un montón de asesinos”, dice por su parte el periodista Nicolás López Maltez, quien asegura que él mismo fue un objetivo de ese grupo y que se salvó de la ejecución porque cuando llegaron a buscarlo a su casa ya otro grupo lo había apresado y encarcelado. “Andaban en camiones, entraban a los barrios a buscar a los que según ellos eran guardias y sin más los mataban ahí mismo. Aterrorizaban a la gente. ¿Por qué les decían ‘Caza Perros’? Porque agarraban como perros a la gente, salían a matar por toda Managua”, sostiene López Maltez.

 

Sección
Reportaje