Los impetuosos hermanos Cuadra

Reportaje - 15.05.2017
269-MAG-CUADRAS (8)

Luciano. Abelardo. Manolo. Ramiro. Josecito. Gilberto. Poetas, militares, humoristas, exiliados políticos. Cada uno a su manera, los hermanos Cuadra Vega hicieron historia

Por Amalia del Cid

Ponga atención a este cuento, porque es real. Habla sobre una familia que vivió, hace más de un siglo, en el pequeño caserío que era entonces Malacatoya. La madre era una maestra blanca y asmática, de nombre Josefa Vega. El padre, un joven de sangre india llamado Manuel Cuadra. Era una familia cualquiera, excepto por tres cosas: de las diez casas del pueblo, únicamente la de los Cuadra Vega tenía tejas; la segunda es que solo ellos poseían una carreta de bueyes y, la última, pero era muy temprano para saberla, es que sus seis hijos varones pasarían a la historia.

Manolo sería el más conocido de todos. Abelardo el más belicoso (primero asesino y luego admirador de Sandino). Luciano, el intelectual. Ramiro el más humorista. Josecito, el poeta consagrado a su doña Julia. Gilberto, pianista y abogado, recordado por el saludo nazi con que se presentaba y por un alemán gutural que nadie, más que él, podía comprender en el mundo.

Era una familia esencialmente poeta, ya lo dijo José Coronel Urtecho. Pero a los Cuadra Vega también los unía el sentido del humor, ese humor que aparece en los diarios que Manolo escribió en la cárcel y el destierro, y en los apuntes que Abelardo llevó en el exilio, aunque Ramiro “Tipitapa” Cuadra siempre fue su principal exponente. Nadie que haya conocido al bigotudo fundador del partido de “Los Comesalteado” puede pronunciar su nombre sin reírse.

A menudo los nombres de unos hermanos se cuelan en los textos de otros. Vemos, por ejemplo, a Abelardo y a Manolo conspirando contra Anastasio Somoza García, y a Luciano presentándose en los sueños de Abelardo cuando el joven teniente de la Guardia Nacional esperaba su ejecución. De cuando en cuando, en la historia de los Cuadra Vega también aparecen personajes como José Figueres, Oliverio Castañeda, Pedro Joaquín Chamorro y Fidel Castro, mencionados sin pompa, como actores secundarios en las vidas intrépidas de los hermanos.

Preste mucha atención. Todo comenzó en un pueblito de diez casas, a orillas del río Malacatoya, donde nunca pasaba nada, hasta que aparecieron los Cuadra Vega.

 

 

Sección
Reportaje