Los muchachos del Bremen

Reportaje - 26.07.2009
Los muchachos del Bremen

A comienzos de los ochenta, un grupo de muchachos recibe la misión de proteger un barco que había llegado desde Alemania para Solentiname. A continuación una crónica de las peripecias que pasaron durante el ataque Contra

Texto y fotos de Orlando Valenzuela

La noche estaba más oscura, negrísima. Era el momento de cruzar el río. No había alternativa; o los diez escapaban de la isla o morían hasta disparar el último tiro en el combate del día siguiente, porque ellos ya habían jurado nunca rendirse. Y ya habían demostrado que estaban dispuestos a vender caro el pellejo al resistir durante cinco días una verdadera lluvia de balas y morteros.

Los jóvenes estudiantes de secundaria, metidos a milicianos por su convicción política, estaban asediados por unos ochenta “contras” de la facción liderada por Edén Pastora, Comandante “Cero”, que desde territorio costarricense iniciaba su ofensiva militar contra el primer gobierno sandinista de Daniel Ortega.

Los milicianos, en su mayoría afiliados y militantes de la Juventud Sandinista 19 de Julio, organización afín al gobernante FSLN, habían sido enviados a cuidar el barco donado por los habitantes de la ciudad alemana de Bremen a los pobladores de Solentiname, y sólo esperaban que subiera el nivel del río para pasarlo por los raudales y llevarlo a su destino. Por precaución, cuidaban la nave desde una islita que partía en dos la corriente del nicaragüense río San Juan.

Enrique Gutiérrez (Kike), Javier Monge (Kaki), Manuel Meléndez, Mario Paz, Rigoberto Pérez, Erick Vargas, Felipe Valdivia, Guillermo Gómez, Elizardo (Tarzán) y Varillas (El Socorrista), habían decidido cruzar el caudaloso río San Juan al terminárseles los pocos tiros que andaban y porque sentían que si después de cinco días de intenso combate nadie había llegado en su ayuda, era porque tal vez ya los daban por muertos. Además, durante todo ese tiempo nadie había tomado agua ni probado bocado alguno.

 

Sección
Reportaje