Los últimos pescadores

Reportaje - 13.09.2015
Pescadores del lago Xolotlan , en Ba. de pescadores Los hermanos Ivan y Jose  Barrios.Foto Uriel Molina/LAPRENSA

Con más paciencia que suerte, un grupo de pescadores de Managua navega todos los días por el Xolotlán, el lago contaminado en el que nadie quiere nadar, pero donde ellos han encontrado su pan y su casa

Por Tammy Zoad Mendoza M.

La cicatriz que atraviesa su mejilla derecha lo hace ver más rudo, más viejo y huraño. Pero Wilfredo Pérez Cruz, de 64 años, es conversador y amable, siempre y cuando se le pregunte por lo único que sabe hacer en la vida, pescar.

Dice que de la vida en el lago hay muy poco que contar, porque para él es normal haber vivido más de cuarenta años sobre el Xolotlán, literalmente. Aquí en San Benito lo conocen como “El Ñoco” o como el hombre que vive en el lago, porque hasta hace poco su casa se levantaba en medio del lago sobre unas cuantas varas de guácimo y tigüilote. Era una choza que de lejos parecía levitar sobre el espejo de agua, como las casitas de “tambo” sobre la Costa Atlántica. Ahora es una choza que la sequía dejó anclada en un estero que desemboca en el lago, es como un viejo barco encallado en una costa inhóspita.

“La vida del pescador no es fácil, pero aquí voy a estar lo que me quede de tiempo”, dice Wilfredo Pérez, el veterano de una docena de pescadores que llevan una vida solitaria a la espera de que los peces queden atrapados en sus redes.

Para ser pescador hay que tener más que paciencia, se requiere de técnica, fuerza y agallas para salir en una lanchita hecha de tablones de Guanacaste y remar toda la noche. Los hermanos Iván y Douglas Barrios lo hacen dos veces por semana. A las 6:00 de la tarde salen del barrio Carlos Reyna, en Managua, y empiezan a remar por turnos hasta que llegan al punto elegido para soltar la red. En la negrura espesa de la noche deben saltar al agua para estirar la red de doscientos metros en la que después de “pimporrear”, o agitar el agua con una vara larga, los asustados peces se enredan entre los hilos de nylon.

 

 

Sección
Reportaje