Madera de campeón

Reportaje - 10.05.2015
Melvin-López,-boxeador-nicaragüense

A sus 17 años Melvin López ha peleado 106 veces. Solo ha perdido dos. Es larguirucho, zurdo, sencillo. Lleva más de una década en el boxeo, se ha coronado campeón nacional 18 veces y hoy se declara listo para ser púgil profesional

Por Anagilmara Vílchez Zeledón

Con sus brazos de remo asesta golpes certeros. Jab. Jab. Gancho. Crochet ¡Rápido! Jab. Jab. Jab ¡Más rápido! Gancho. Jab. Crochet. Se capea. Suda. Baila sobre la punta de sus dedos. Suda. Jab. Jab, de nuevo.

Melvin López dispara sin clemencia a la quijada y rostro de su oponente. Lo tiene de frente pero solo él puede verlo. Ponerlo a temblar.

Además: Los verdugos del boxeo nicaragüense

A López hoy le toca hacer “sombras”, un ejercicio en el que pelea contra un rival imaginario. Tiene que golpearlo con fuerza y verse en un espejo para repetir aciertos y corregir errores. De esos que consiguen un nocaut o cuestan un título.

¡Ding! Termina el primero de los cuatro asaltos entre el “Melo” y el púgil invisible. López descansa. Es miércoles de entrenamiento en el gimnasio Róger Deshon en San Judas. Un miércoles a 37 grados centígrados. Un miércoles que ahoga la capital.

Le puede interesar: La hora del “Chocolatito” González

Melvin López tiene 17 años. Lleva 11 boxeando. En su historial hay 106 peleas, 81 nocauts y dos derrotas. Ha sido nueve veces campeón infantil nacional y otras nueve campeón juvenil nacional.

Es un boxeador aficionado que aspira a tener una carrera profesional. Es el muchacho del que repiten: “¡Este es el futuro campeón!”

Puede leer: Campeones sin corona, la época de oro del boxeo nicaragüense

 

Sección
Reportaje