Nicas en El Salvador

Reportaje - 14.01.2007
Nicas-en-El-Salvador

Ganan en dólares, no necesitan visas, ni cruzar desiertos o ríos, y se sienten más cercanos culturalmente. De manera oficial se contabilizan unos mil, pero un censo los calculó en 16 mil. El Salvador se ha vuelto en los últimos años un destino atractivo para los migrantes nicaragüenses.

Texto y fotos de Alma Meléndez

Bajo el sol inclemente del mediodía, el joven de veinte y pocos años, al que todos llaman “el Nica”, se seca el sudor de la cara con la camiseta rala, se la enrolla en la cabeza como si fuera un sheik y con la pala abre un cráter en el volcán de cemento y arena. Le echa agua y prepara la mezcla.

Es último sábado del mes y el ingeniero que dirige la obra se baja de la Toyota 4Runner roja con treinta sobres blancos en la mano y entrega uno a cada hombre. Al abrir su sobre, Norvin Ruiz, el Nica, cuenta menos billetes que sus compañeros y corre a avisarle al jefe del error. “Y qué querías, darle trabajo a un ilegal es un riesgo”, le responde con sonrisa sarcástica.

Norvin Ruiz es uno de los más de 16 mil nicaragüenses que han emigrado a El Salvador desde que,
en enero del 2001, entró en vigencia la Ley de Integración Monetaria y el dólar pasó a circular como moneda nacional.

Desde la dolarización, El Salvador se volvió atractivo para la mano de obra del istmo. Las condiciones geográficas y migratorias contribuyen al fenómeno. El pequeño país está a un día de distancia desde cualquier punto de Centroamérica y gracias a los tratados de integración se puede ir de un lado a otro solo con la cédula de identidad.

La mano de obra extranjera, hondureña y nicaragüense, principalmente, pese a que les pagan menos de lo que les pagarían si fueran salvadoreños, llega masivamente a hacer los trabajos domésticos, agrícolas o de construcción que los nacionales ya no quieren hacer.

Lo que muchos desconocen es que la Dirección General de Migración de El Salvador prohíbe que las personas que ingresan al país en calidad de turistas realicen actividades remuneradas, a menos que soliciten residencia temporal con permiso para trabajar.

 

Sección
Reportaje