Nicas rumbo al mundial

Reportaje - 08.06.2014
Manuel Moraga, 31 años, junto a su hijo y su hermana

Unos pasaron años ahorrando, otros vendieron cosas, sacrificaron gustos y los más suerteros ganaron concursos. Los nicas que vivirán la aventura futbolera en Brasil cuentan la lucha que emprendieron para lograrlo

Por Dora Luz Romero

Un Mundial de Futbol en América Latina es una oportunidad que no se desperdicia. Así lo creen los nicaragüenses que han decidido recorrer más de 6,000 kilómetros para llegar a Brasil y vivir en carne propia la fiebre mundialista.

Sin importar que Nicaragua no esté en la contienda, los nicaragüenses han elegido a su favorito entre los 32 países que aspiran a tener la Copa, y se cobijan bajo su bandera, dispuestos a gritar, bailar y brincar por el equipo.

Pero antes de poder estar sentados en las graderías, les ha tocado un camino duro, donde se la han rebuscado. Dejar la cuenta de ahorro en cero, incomodar a familiares en el extranjero, sacrificar gustos, vender cosas. Pero todo, absolutamente todo, dicen ellos, ha valido la pena.

Xiomara Martínez, por ejemplo, se quedó sin un centavo en su cuenta de ahorros y ni siquiera ha podido comprar las entradas para los partidos, por los altos precios. Sin embargo estar en una de las sedes del Mundial, llegar a la puerta del estadio y con suerte ver entrar a la selección de Alemania, para ella habrá bastado.

Por su parte, Aleyda Lira, vendió hasta su anillo de graduación para recoger la mayor cantidad de dinero.

Estas son las historias de algunos de los nicas que van rumbo a Brasil.

 

Sección
Reportaje