Piloto a los 16 años

Reportaje - 10.04.2016
Andrea Castillo

Andrea Castillo Moreno fue una niña común con pasatiempos comunes, salvo por una pequeña diferencia: podía volar aviones

Por Amalia del Cid

A una edad en que la mayoría de los adolescentes solo sabe andar en bicicleta, Andrea Castillo Moreno aprendió a volar. Tenía 13 años cuando su padre la dejó tomar por primera vez el control de un helicóptero. Despegaron por la mañana, rumbo al cielo de Tipitapa, y antes de ponerla al mando, Juan Castillo ensayó vuelos rasantes, vuelos en picada, inclinaciones laterales pronunciadas, desplazamientos al estilo cangrejo, autorrotaciones y otras acrobacias, con la intención de espantarle a su hija la idea de ser piloto. No lo consiguió. Por eso podemos contar esta historia.

La carrera de piloto es demasiado costosa y cuando la pequeña Andrea dijo que no le interesaba la universidad ni ningún otro oficio que no fuera el de volar aviones, Juan Castillo decidió ponerla a prueba para asegurarse de que todo el sacrificio valdría la pena. Debía someterla a condiciones difíciles y aprovechó uno de sus vuelos de instrucción para medirle los miedos de pirueta en pirueta. Se suponía que la niña iba por lo menos a asustarse un poco, pero los cálculos del papá fallaron rotundamente: a cada maniobra se entusiasmaba más y acabó tomando el mando izquierdo, bajo la supervisión y las orientaciones paternas.

“Yo prefería haberle comprado un carrito de hot dogs para que fuera a vender. Me hubiera salido más barato”, bromea su padre, piloto ocotaleano formado en la Fuerza Aérea durante la guerra de los ochenta. Pero “ella se bajó del helicóptero más convencida, y yo también. Me tenía que probar que valía la pena la gran inversión que teníamos que hacer y me di cuenta de que realmente le gustaba y que tenía habilidad para eso, estaba contento y me puse a buscar recursos para poder ponerla a volar”.

Para el año 2007, Andrea ya era considerada la piloto más joven de Nicaragua y una de las primeras mujeres en volar aviones comerciales en el país. Tenía 16 años.

Lea: Mujeres sin límites

 

 

Sección
Reportaje