Piratas informáticos

Reportaje - 17.12.2006
Piratas-de-Informáticos

Ingresan a cuentas de correos electrónicos, dañan sistemas, dejan mensajes en el portal de la página alterada y llegan hasta tomar control total de la computadora de su víctima. En Nicaragua existen, en su mayoría son jóvenes y no revelan su identidad, y a pesar de ser un delito no tipificado en el país, intentan trabajar en la clandestinidad. Son los hackers

Dora Luz Romero Mejía
Fotos de Uriel Molina y Moisés Matute

Junio 2001, Miami. El venezolano Rafael Núñez, de 25 años y mejor conocido como RaFa en el mundo de los hackers, había penetrado en el Centro de Computación del Pentágono en Denver. El servidor que era utilizado para el entrenamiento de personal de la Fuerza Aérea quedó fuera de servicio. En 1a página se leía un mensaje que decía: “¡Besa mi trasero porque el tuyo es mío!” Además estaba un link que llevaba a una página de hackers llamada World of Hell.

Junio, 2004, Los Ángeles, California. El hacker de 20 años, Jeanson James Ancheta tenía en su control 500,000 computadoras, entre ellas algunas del Gobierno estadounidense. Ha sido considerado un caso especial porque este joven sacó provecho de sus ataques informáticos al vender el acceso a otras personas. Además, colocó en los sistemas un software que permitía la transmisión de propaganda que infecta los ordenadores.

Mayo 2006, Nicaragua. Una empresa que vende hosting a páginas web fue hackeada. “Mechas
was here” fue el mensaje que dejó el intruso. Joaz Rivera, un joven de 22 años y jefe de informática de
una firma de construcciones, logró acceder al sistema con facultades de administrador y por lo tanto tener el poder de cambiar información o bien la fachada de las páginas que alojaba este sitio.

***

A Joaz Rivera le llevó casi dos meses acceder a los archivos secretos de una empresa nicaragüense que brinda hosting a páginas web del país. ¡Bingo! Lo logró. Estaba asustado, pero a la vez lleno de satisfacción. “Empezó como una travesura”, cuenta. Aunque cuando tenía en sus manos toda la información de las decenas de páginas que aloja esta empresa no soportó la tentación de cambiar
información en algunas. Dejar su huella. Marcar su territorio.

 

Sección
Reportaje