René Schick “el bueno”

Reportaje - 10.01.2016
René Schick presidente de Nicaragua

El presidente “bueno”, el alcohólico, el “títere” de los Somoza. Un retrato de René Schick Gutiérrez. La mítica figura del político y la del hombre atormentado por sus pasiones

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Esta es la historia de un niño pobre, muy pobre, que no soñaba con ser presidente, pero lo fue. Cincuenta años después de la muerte de René Schick Gutiérrez los historiadores podrían decirle que fue uno de los mandatarios más accesibles, queridos y populistas, pero que no tuvo un gobierno propio. Si lee columnas de opinión de 1963, como las de Pedro Joaquín Chamorro, verá retratado a Schick como un monigote de los hermanos Somoza Debayle, un presidente ciego, sordo y mudo ante las acciones represivas, la corrupción y el control que ejercía esa familia. Pero si visita el Reparto Schick y le consulta a alguna viejecilla fundadora del populoso barrio, le dirán con una mano en el pecho que “el doctor Schick era una gran persona. Honesto, bueno. El mejor presidente que hemos tenido”.

“Su origen estaba en la pobreza, su familia era humilde, su madre trabajadora. No andaba descalzo, pero sí recorría las calles de León vendiendo cosa de horno, tortillas, lo que le dieran para vender”, comenta el historiador Bayardo Cuadra. Él lo conoció en sus años de juventud aquí en Managua, cuando empezaba a escalar en puestos de oficina en la administración de Somoza García, luego a cargos administrativos, hasta alcanzar nombramientos como magistrado, embajador y ministro de Educación.

La “bendición” política le llegó en abril de 1962, cuando con el respaldo de Luis Somoza Debayle ganó su postulación como candidato a la Presidencia por el Partido Liberal Nacionalista (PLN). Gracias a la manipulación del sistema electoral triunfó en las elecciones. El primero de mayo de 1963 recibió la banda presidencial de manos de Luis Somoza, pero no logró cumplir con su período. El 3 de agosto de 1966, con 57 años, murió en el ejercicio de la Presidencia de la República.

 

Sección
Reportaje

Guatusa