Clemente, el 21

Reportaje - 08.05.2016
Roberto Clemente, el 21

Ganó dos Series Mundiales, fue el primer latino en conectar tres mil hits en Grandes Ligas y tenía grandes planes, pero la muerte le llegó en 1972 cuando iba camino a Nicaragua. Ahí empezó la leyenda de Roberto Clemente

Por Tammy Zoad Mendoza M.

1964. Se jugaba la Serie Interamericana de Beisbol y Nicaragua era la sede. El Cinco Estrellas de Nicaragua se enfrentaría a Los Senadores de Puerto Rico. Roberto Clemente era la estrella. En uno de los innigs, mientras Clemente corría para dar otro espectáculo con sus atrapadas, desde la gradería llovieron garrobos vivos al jardín derecho, aparentemente lanzados por fanáticos nicaragüenses. La sorpresa o el susto fue tanto que Clemente no pudo con la atrapada y la bola cayó. Nicaragua logró ganar el campeonato ante Puerto Rico. Hay versiones de que un garrobo se estampó contra el pecho o las piernas de Clemente, le hicieron perder el equilibrio y que eso permitió el 4-3 a favor del Cinco Estrellas. Las anécdotas jocosas le atribuyen el triunfo a los garrobos.

Esta historia no solo aparece en libros, también la cuenta Vera Zabala y hasta el cronista deportivo Edgar Tijerino, quien para entonces era un aficionado y supo del incidente. “No es que en Puerto Rico no hubiera garrobos, pero eran tan grandes que él bromeó después diciendo que parecían animales prehistóricos los que tiraron”, cuenta entre risas Tijerino. Esa fue la primera visita de Roberto Clemente al país, pero regresaría en 1972, como mánager del equipo de Puerto Rico. Ese mismo año quiso hacer el tercer viaje a Nicaragua, pero murió en el intento. El avión que alquiló para traer donaciones a las víctimas del terremoto se estrelló en el mar.

Lea: La leyenda de Sucre Frech

 

Sección
Reportaje