Salvador Cardenal: “Temo estar dentro de mi cuerpo”

Reportaje - 26.07.2009
Salvador Cardenal

De niño soñó con ser médico. De joven, sacerdote. Nada ocurrió así. El día que le regalaron una guitarra supo que la música sería su vida. Salvador Cardenal, uno de los más conocidos compositores nicaragüenses, adora la soledad, le canta a la naturaleza y a diario lucha contra una extraña enfermedad que ha venido a limitar su vida

Dora Luz Romero
Fotos de Orlando Valenzuela

Tiene aspecto de ermitaño. Lleva el cabello largo, la barba crecida y unas sandalias campesinas que dice son sus favoritas. En la terraza de su casa, ubicada en el kilómetro 17 Carretera Masaya, se balancea en una silla mecedora. Está rodeado de naturaleza. Árboles y pájaros cantores. Aunque aquel escenario parece alejado de la congestionada vida capitalina, no es así. El insolente y constante tráfico de la carretera hace eco en su casa, algo que le incomoda profundamente a este compositor nicaragüense llamado Salvador Cardenal.

Su voz es ronca, pero baja. “Me disculpan, pero no he comido nada”, se excusa, mientras la señora que trabaja para él le lleva un plato de fideos que aún humean. Sin mucho que esperar, toma el tenedor y comienza a devorar la comida que hay en su plato.

Luce intranquilo. Se mece, mira de un lado hacia otro, se recoge el cabello, una y otra vez. Pide más fideos. Y luego de un rato explica que no puede estar mucho tiempo sentado. “Se me recargan los pies de agua y se me inflaman, entonces tengo que estar con los pies para arriba”, asegura.

El estado de salud de Salvador Cardenal es delicado. En el 2000 los médicos descubrieron que padecía de una extraña enfermedad en la sangre llamada crioglobulinemia, que según los diccionarios médicos es “la presencia de proteínas anormales en la sangre, las cuales se vuelven espesas o gelatinosas en temperaturas frías”.

“Espesa mi sangre hace que se me revienten los vasos capilares y pierdo hemoglobina… por eso transfusiones de sangre”, explica Cardenal. De ahí en adelante su salud ha venido en detrimento. Como consecuencia de la crioglobulinemia Cardenal ha sufrido problemas en los riñones, a tal punto que en la tercera semana de julio los médicos decidieron empezar a practicarle diálisis.

En esta entrevista brindada por Cardenal, cuando aún no había sido sometido a diálisis, cuenta no solo su vida de pintor, ecólogo, compositor y cantante, sino que habla de cómo esta enfermedad ha venido a deteriorarlo.

 

Sección
Reportaje