Cuando la muerte llega

Reportaje - 09.09.2012
Las-caras-de-la-muerte,-magazine

Algunos la ven venir con alegría, pero la mayoría lo hace con llanto y con temor. La muerte ha sido un tema de gran fascinación por el misterio que encierra. Magazine hace un recorrido por ese mundo donde nada está escrito

Por Dora Luz Romero

Cada minuto mueren al menos cien personas en el mundo. Pero, ¿qué es morir? Los católicos creen que es la separación del cuerpo y el alma. Los budistas lo ven como el comienzo de otra vida y para los ateos es simplemente lo que parece, el fin. Alrededor de la muerte se tejen decenas de teorías, creencias, hipótesis, pero certezas no hay ni una sola. No se sabe si después de la muerte existe el paraíso, si se renace a otra vida, si se trata de un estado mental o si simplemente no hay nada.

Lo cierto sí, es que cuando este hecho ocurre desencadena una especie de sistema que pareciera estar inactivo durante toda la vida, pero que justo en ese instante se echa andar. Y de pronto todos aquellos detalles que parecían tan ajenos y lejanos como un ataúd, coronas de flores, cementerios, entran en juego.

Es como un ciclo. Un ciclo no planeado, del que se habla muy poco, pero del que se sabe al pie de la letra los pasos a seguir cuando llega. El cadáver se prepara, los familiares visten de luto, se busca caja, lote en el cementerio, otros preparan café para la vela, el sacerdote reza o el pastor ora, hay flores por todas partes. Y aparecen personajes en los que probablemente nunca se pensó: el preparador, el enterrador, el maquillador, el psicólogo que ayuda a sobrellevar el duelo.

La muerte, desde tiempos antiguos, ha sido un tema de gran fascinación en las diferentes culturas, ya que es uno de los misterios más grandes de la humanidad. Los egipcios, por ejemplo, creían que después de la muerte el alma viajaba y elcorazón se pesaba en una balanza contra una pluma. Si el corazón pesaba menos que la pluma era considerado puro y libre de pecado entonces recuperaba su cuerpo terrenal por toda la eternidad. Los hindúes por su parte están convencidos de que ese es el fin del cuerpo material, pero no de la existencia. Así que se trata únicamente de un pasaje hacia otra vida.

Los rituales fúnebres son tantos que dependen del país y también de la cultura. En varias zonas de África los muertos son despedidos al son de tambores, mientras que en India cientos de cadáveres son llevados a orillas del Río Ganges para ser incinerados, sus aguas, se cree, lavan los pecados. En Indonesia hay una tribu llamada Toraja que vive con sus muertos durante años y donde se les ofrece de comer y beber, y ahora en Taiwán hay quienes optan por dar el último adiós con un show de strippers y luces de discoteca.

Sin importar las formas, las culturas, los rituales, lo único en lo que coinciden todos es que tarde o temprano ese día llega. Es como una ruleta rusa, ser o no ser uno de los cien que muere a cada minuto en el mundo.

 

 

 

Sección
Reportaje