Una diva nica en Hollywood

Reportaje - 10.02.2013
Lillian-Molieri-escena-de-Tarzán

Actuó en decenas de series y películas durante la época de oro del cine. Pero un día, sin que nadie sepa por qué, dejó Hollywood y volvió a su Nicaragua natal. Se puso su traje de ballet y empezó a dar clases a “sus niñas”

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Aparecía de repente y como si se tratara de un sol la gente orbitaba en torno a ella. Una mujer alta, piel clara y cabello rubio a punta de tinte. Dos hermosos ojos negros y brillantes, enmarcados con unas arqueadas cejas azabache que le agregaban intensidad a su mirar. De nariz grande, pero finamente esculpida por la naturaleza y labios de curvas casi perfectas. Una diva de película.

Era inicio de los 60 y Lillian Molieri Bermúdez, nicaragüense de ascendencia italiana, había regresado de Los Ángeles luego de trabajar más de una década en Hollywood como actriz de reparto. Vivió la época de oro del cine hollywoodense y volvió a Nicaragua aún con el destello de las estrellas de aquel entonces.

Hoy solo quedan los recuerdos de algunos familiares, las memorias de sus alumnas de ballet y los testimonios de quienes le conocieron y admiraron tanto su trabajo en el cine, su belleza, como su dedicación al arte y la danza. Entre archivos de críticas cinematográficas, reseñas de su filmografía y fotos inéditas reaparece Lillian Molieri, la primera nicaragüense en Hollywood.

***

Nació y murió en Managua. Incluso quiso iniciar su carrera de actriz en el país, pero pronto se dio cuenta que el mundo del cine en Nicaragua le quedaba pequeño y que ella estaba lista para saltar a la pantalla grande. Fue entonces que viajó a Los Ángeles, respaldada con sus estudios de arte escénico en Italia, dominando el francés y el inglés a la perfección, además del español y el italiano.

Lea: Bárbara Carrera, la chica Bond nicaragüense

 

Sección
Reportaje