Vírgenes acaudaladas

Reportaje - 13.06.2010
Nuestra-señora-de-calendaria

Visten lujosos y caros atuendos, tienen joyas, plata y oro. Algunas son dueñas de hacienda y ganado, pero nunca las verá en la lista de “los más ricos de Nicaragua”. Son imágenes religiosas que han amasado una fortuna con la devoción de sus fieles

Tania Sirias y Arlen Cerda

Nicaragua es un país mariano. Su patrona nacional es la Virgen de Concepción representada en la imagen que se conserva en El Viejo, Chinandega, donde cada 7 de diciembre se realiza la tradicional Lavada de la Plata, que es sencillamente la limpieza de las joyas que posee la imagen, producto de donaciones de esa misma devoción mariana.

Esta imagen de la Virgen del Trono y de otra advocación, la Virgen de Candelaria, venerada en el municipio de Diriomo, departamento de Granada, tienen una característica en común: son las dos que conservan más completos su ajuar y joyería, según el padre Mario Campos Bordas, párroco de la iglesia de San Francisco, en Granada, y aficionado a la historia religiosa.

Pero hay otra más rica que ambas y ésta es réplica de la Virgen del Trono. Se conoce como
la Virgen del Hato y se considera una Virgen finquera, porque cuenta con haciendas y ganado. En vez de corona o aureola ella luce un sombrero charro. Ésta es la historia de tres de las imágenes marianas más acaudaladas del país.

***

No hay mayor tesoro para los pobladores de El Viejo que la Virgen del Hato. Esta imagen es una réplica exacta de la Virgen del Trono, con la única diferencia que la primera usa un sombrero de charro mexicano.

También se le conoce como la Virgen finquera, ya que posee una hacienda con un hato de más de 70 cabezas de ganado. De ahí le viene el nombre. “Antes tenía más ganado”, dice don Cristóbal Moreno, “pero se lo han robado y otra parte se ha vendido para poder pagar los costos del proceso judicial”.

 

Sección
Reportaje