Yamales el último refugio contra

Reportaje - 11.03.2007
Campamento militar Yamales

A I5 kilómetros de la frontera norte de Nicaragua, en territorio hondureño, la Contra instaló el más grande campamento de su historia. Un comandante contrarrevolucionario regresa con Magazine al sitio para recordar y explicar el enigma militar que siempre fue Yamales

José Adán Silva

Trojes, Honduras. Febrero del 2007. “¡A la puta! ¡Cómo ha cambiado todo esto!”, exclama asombrado Luis Adán Fley al ver hacia una hondonada verde a orillas del camino, al fondo de la cual se ve un río de aguas cristalinas que baja de lo alto de los cerros brumosos que se ven a la derecha del camino.

Pide que se detenga el vehículo, salta con inusitada agilidad a sus 56 años y camina ligero hacia el borde del camino. Llega a la alambrada que separa la propiedad privada de la trocha y sin importarle que cae una brisa fría que poco a poco va mojando las ropas, separa los alambres de púas y pide que le sigamos al tiempo que él nos va explicando
cómo eran antes las cosas en este lugar lleno de lomas y cañadas a ambos lados del camino de tierra.

“Aquí le decíamos El Hoyo”, dice mientras camina viendo para todos lados, como tratando de ubicarse en un espacio que ahora encuentra distinto.

Tras caminar por el monte unos pasos abajo con la vista hacia la tierra, como sabueso que busca el rastro de la presa en el lodo, Fley encuentra algo y nos llama emocionado: “Aquí estaba el quirófano”. Sólo vemos una plataforma de cemento cubierta de maleza.

“El Hoyo”, al que Luis Fley hace referencia, al fondo de esta quebraba resbaladiza, es el nombre con que se le conoció al hospital provisional que los guerrilleros Contra establecieron en esta comunidad rural de Trojes, Honduras, en los años ochenta.

 

Sección
Reportaje