La droga de la violación

Oscar Navarrete/LA PRENSA

Cada vez más nicaragüenses dicen haber sido violadas después de ser drogadas. El patrón casi siempre es el mismo: discotecas o bares, bebidas y luego despertar en la cama de un motel sin recordar nada de lo que ocurrió