Aminta

Granera era tal vez la menos partidaria de las propuestas. Proveniente de una familia acomodada, no se le tenía por una militante radical y, por el contrario, cultivaba su propio perfil de mujer buena, equilibrada y justa. En un momento se le llegó a considerar una buena candidata a la presidencia, por cualquier partido.