Corazón de atleta

Cristian-Villavicencio

Un día decidió correr. Corrió como loco la gente se burlaba de él. Sin embargo, comenzaron a alentarlo cuando lo vieron ganar competencias y así, el muchacho nacido en un barrio pobre de San Marcos, se volvió maratonista y se ha colocado entre los grandes.