Confesores sin sotana

266-mag-luism3

Un cardenal se confiesa con su barbero, un comandante ofrece disculpas a un oftalmólogo y un joyero le quema las prendas a un ministro. Con sus oficios se volvieron amigos y confidentes de personajes de Nicaragua