El guardián de San Jerónimo

Monseñor Estanislao García

Lucha a sangre y fuego contra el pecado, detesta a los homosexuales, se queja de las mujeres que usan faldas cortas y de las que quieren matrimonio “y ni cocinar pueden”. Es el padre Tano, tiene 90 años y es el párroco de las fiestas más largas de Nicaragua