Abuelas montatoros

Ana Gil

Si hoy es raro encontrar a una mujer montatoros, imagínese cómo fue hace 50 años cuando dos nandaimeñas escandalizaron a la sociedad al ponerse pantalones y subirse en los bravos animales. Ya abuelas, nos cuentan su historia