Camilo Zapata, el clarinero mayor

Camilo-Zapata

Dicen que en sus tiempos mozos era capaz de ver una fiesta de patio y componer en menos de una hora una canción sobre ello; que cada mañana se despertaba con el clarín de los pájaros del monte y en vez de dar los buenos días tarareaba una canción compuesta mientras soñaba. Dicen que todo eso y más fue Camilo Zapata cuando recorría los caminos de pueblo con su guitarra a espaldas y la sonrisa a flor de piel, allá lejos, cuando también tenía memoria.