El intenso Fernando Cardenal

Fernando Cardenal

Atormentado por un perpetuo dolor de cabeza este padre jesuita hizo un día un juramento apasionado, se casó y divorció del Frente Sandinista, dirigió la Cruzada Nacional de Alfabetización y hoy, a sus 75 años, sólo pide a sus compañeros que le permitan llegar una hora más tarde al trabajo