“A mí me criaron con los pies en la tierra”

Vivian-Fernandéz-de-Pellas

Dos años después del triunfo de la revolución cubana en 1959, sus padres, ella y su hermano se trasladaron a Nicaragua. En este país ella aprendió a montar a caballo y subir chilamates. A trabajar por los niños quemados. En este país encontró a su esposo, Carlos Pellas