Tortura

La tortura y ejecución más famosa de la historia de la humanidad es la que sufrió Jesús. Los latigazos, la carga del grueso y pesado madero por las calles hasta el lugar de ejecución, la colocación de cuerpo en cruz, la exhibición y la agonía están perfectamente medidos no solo para castigar al condenado, sino también para disuadir con su sufrimiento a otros que pretendan tener comportamientos similares.